Bloggers

Al menos una vez por semana, siempre al cierre de la jornada vespertina y a escondidas de los profesores, se veían Carlos y Enriquito para entrarse a piñazos.

Se dice que un día fueron amigos, quizá por eso los demás no encontraban el porqué de aquellas broncas, pero ellos tenían siempre un pretexto y la multitud iba a verles a la salida de clases.

Es cierto que a veces alguien intercedía y terminaban reconciliándose. Pero lo más común eran la sangre en los uniformes y los moretones en el cuerpo, mezclado con ayes, lágrimas y súplicas de las muchachas.

Hoy ha transcurrido mucho tiempo y noventa millas separan a los dos jóvenes. Nadie puede decir que haya timbres, recados ni apuestas, pero todo el mundo sabe que la riña persiste, como en aquellos días del almanaque en que el reloj marcaba las cuatro y veinte.

La gente, sin embargo, tiene la esperanza de un abrazo, pero un abrazo sincero y definitivo, no forzado como los que acontecían en aquellos días de colegio.

Anuncios

Una respuesta to “Bloggers”

  1. Hermoso post. También yo espero que ambos hayan crecido lo suficiente para hallar, por sobre el mar, el derecho camino de ese abrazo.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: