Archivo para septiembre, 2011

Camaguey Television Festival

Posted in Vertientes...Camagüey on 28 septiembre, 2011 by kikevertientes

Durante dos días estaré de retiro audiovisual –que no espiritual- y seguro se me pega alguna conferencia, taller y eso que llaman “actividad colateral” en el Festival provincial de Televisión Camagüey, donde Vertientes concursa con nueve obras. Sigue leyendo

¡Beatriz en Youtube!

Posted in Vertientes...Camagüey on 22 septiembre, 2011 by kikevertientes

Ella misma. Se llama Beatriz y nació el 14 de septiembre. Su padre Leandro me dijo “¡viste qué linda me quedó!” y su mamá Daicar tiene un mar de anécdotas. Yo agradezco a Dios por la nueva sobrina y… sigo en el bullpen.

La Tijera desde maternidad

Posted in Bitácora del nostálgico on 15 septiembre, 2011 by kikevertientes

Por Eric Caraballoso Díaz, “el 600”

Renace La Tijera, y con un filo… Tanto tiempo inactiva la estaba poniendo herrumbrosa, pero nada mejor que una buena noticia para motivar una afiladita a tiempo.

La buena nueva en cuestión llega desde Camagüey, la tierra de los redondeados tinajones y del peor equipo de softbol de la prensa. Y que conste que esto último no lo afirmo yo, sino la crítica especializada de Las Tunas, resentida aún porque los guerreros agramontinos le aguaron un pase a la semifinal varios campeonatos atrás. ¿Alguien se acuerda? Sigue leyendo

Vertientino Eliecer Jiménez gana Premios en concurso Ania Pino in memoriam

Posted in Vertientes...Camagüey on 10 septiembre, 2011 by kikevertientes

A ti no te gustaría este titular informativo pero así le entro mejor a los twiteros y los facebookseros.

Sé que cambiarías lo de “estudiante de periodismo” por “realizador” y preferirías un buen fotograma a este manojo de letras. Sigue leyendo

Dios te salve, Caruca

Posted in Bitácora del nostálgico on 8 septiembre, 2011 by kikevertientes

Hoy brindo por ti con un vaso de leche con mermelada, como aquellos que me preparabas de tentempié en las tardes vertientinas.

Brindo por tus arroces con pollo y tu puntico de sal, por aquella nalgada antológica que me diste cuando vine tarde del río con mi “primita”, por los “orina pa que te acuestes” y por tus décimas a deshora.

Brindo por tus puñetazos en el sillón cuando perdían las novenas de Camagüey o Villa Clara, por tu cariño, por tu puntualidad para las pastillas y la siesta, por la plancha de carbón, el farol chino, los caimitos y el pozo de brocal. Sigue leyendo