Aretinos

Bartolo no conoció a Silvestre; María Teresa Vera mucho menos a aquel militar español de nombre Urbano; la madre de Mario Pérez fue sola al juzgado a inscribir al niño, mi amigo Orestes sustituye “González”  por una tímida “G” y Victor Mesa, como los anteriores, desdeñó el apellido paterno.

Desde el cielo –o el infierno- Aretino (nos) mira a todos, arrepentido por tanto despadre universal. Yo rezo para que no les suceda lo mismo a mi Daniela y mi Leonardo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: