La vertientina que quiso conocer al Papa

Se llamaba Mercedes, era natural de San Miguel de Nuevitas y, por azar de la vida, se mudó a la comunidad de Concordia, a más de veinte kilómetros del centrosureño municipio camagüeyano de Vertientes.

Todos los domingos cedía su casa como espacio de oración y catequesis. Allí los fieles del pueblito cañero aprendían las enseñanzas del Nazareno y los preceptos de la Iglesia. Mercedes se sentía útil y aprendía junto a ellos.

Llegó 1998 y con él la invitación para que participara en la misa que celebraría, en la ciudad de Camagüey, el Papa Juan Pablo II. Ella dijo sí otra vez y se alistó en la comitiva que integraba laicos de varias demarcaciones y bateyes.

Partieron como a las dos y treinta de la madrugada del 23 de enero de 1998. La mujer iba, con todos los vertientinos, en una caravana de once vehículos, incluyendo ómnibus y camiones particulares. Todos coreaban, rezaban y se regocijaban con el encuentro.

La celebración devino momento triste cuando Mercedes, una mulata entrada en carnes, murió de un infarto a unos escasos kilómetros de la Plaza “Ignacio Agramonte y Loynaz”, en la bien llamada “Ciudad de las Iglesias o de los Tinajones”.

Los vertientinos, algunos que conocieron la novedad, tuvieron otra motivación para la celebración y encomendaron el nombre. Otros participaron en la liturgia, se unieron a los cantos y las oraciones sin saber que en aquella multitud hubo una vertientina que no pudo conocer, ni siquiera estar cerca de Su Santidad.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: